☆ Visitar el Castillo de Praga en la República Checa

por | Praga

Inicio > Entradas > República Checa > Praga > ☆ Visitar el Castillo de Praga en la República Checa

El Castillo de Praga en la República Checa

La capital de República Checa tiene muchos bellos lugares únicos para visitar, el Castillo de Praga es uno de estos. Se trata de un lugar histórico y es una parada obligatoria para quienes buscan conocer la historia de un lugar tan importante o están interesados en el tema arquitectónico de esta antigua fortaleza.

Este complejo de edificios tiene una serie de palacios y edificios distribuidos en varias calles que merecen ser recorridas para descubrir todo lo que esconden.

Cómo llegar al Castillo de Praga en la República Checa

Llegar al Castillo de Praga es muy sencillo. Las dos formas más fáciles y rápidas de hacerlo a es a través de tranvía o metro. Para comenzar, usando el tranvía 22 y quedándose en la parada de Pražský hrad llegará sin problema al Castillo.

Por su parte, usando metro, la línea que se debe tomar es la A y quedarse en la estación de Malostranská para llegar al Castillo de Praga. En general, es un lugar bastante visitado por los turistas y los propios ciudadanos del país, por ello, tiene varias formas de llegar rápidamente.

Qué ver en el Castillo de Praga

El Castillo de Praga es considerado la fortaleza antigua más grande del mundo, según el Libro Guiness de los Récords. Dispone de 570 metros de largo y la superficie total alcanza siete campos de fútbol juntos y un poco más, sin duda, es una estructura majestuosa de proporciones únicas que merece ser admirado en la capital de la República Checa.

Es una representación de la civilización europea, se trata de un castillo con mucha historia, tradición e importancia a nivel arquitectónico, político y regional. El Castillo de Praga es la residencia presidencial de República Checa desde 1918, tiene diferentes elementos para visitar que forman parte de la historia de un país tan interesante.

En el Castillo de Praga se produce un cambio de guardia cada hora, esto resulta interesante y digno de admirar. Sin embargo, lo más interesante ocurre a las 12 del mediodía cuando en el cambio de guardia se produce un intercambio de banderas mientras una banda hace una interpretación.

Al atravesar la puerta principal, los visitantes se acercan a una experiencia arquitectónica única, con un gran contraste entre el lado derecho e izquierdo del Castillo. Además, inmediatamente se identifica una estructura construida alrededor de tres patios.

A continuación, repasaremos algunas de las zonas que ofrece el Castillo de Praga para admirar sin prisa.

Los patios del Castillo de Praga

El primer patio está situado justo después de la entrada. Tiene copias de las esculturas “Batalla de Titane” y está la gran Puerta Matías que permite acceso al segundo patio.

En el segundo patio hay una fuente barroca y un pozo que data del siglo XVII. Es en este patio donde se encuentra la capilla del Santo Crucifijo, también alberga el salón Español y la galería Rodolfo, ambos espacios usados con fines gubernamentales para recepciones del Estado.

Ahora bien, en los establos renacentistas del segundo patio se ubica la Galería del Castillo de Praga donde hay piezas de Rubens, Tintoretto, Tiziano, entre otros.

La Catedral gótica de San Vito

Una vez se sale del segundo patio, se encuentra la Catedral Gótica de San Vito. Puede ser visitada y ofrecen la posibilidad de subir a la Gran Torre para disfrutar de un paisaje único. Además, en ella se puede conocer la tumba de San Vito, el Mausoleo y el Oratorio Real, las joyas de la Corona y otras joyas del a historia.

Por su parte, en el tercer patio se encuentra un monolito en homenaje a las víctimas de la Primera Guerra Mundial y una copia de la escultura de San Jorge, así como otras piezas importantes.

La Torre de la Pólvora

Está ubicada en los alrededores del Castillo de Praga, pero también necesita una visita de forma obligatoria. Fue construida a finales del siglo XV y tuvo una función defensiva para la fortaleza. Sin duda, es otra de las edificaciones históricas que cautivan a los visitantes.

Visitar Praga, su castillo y otros lugares destacados de la capital, nunca defraudan al visitante, que se ve sumergido en la historia entre la belleza de sus monumentos.