Descubre aquí las opciones disponibles y reserva para asegurar tu visita


El castillo de Windsor es una residencia real situada en el condado de Berkshire en Inglaterra, que ocupa una superficie de 16 hectáreas. Es notable por su larga relación con la familia real inglesa, más tarde británica y por su arquitectura.

 

Visita al Castillo de Windsor

El castillo original fue construido en el siglo XI después de la invasión normanda de Inglaterra por Guillermo el Conquistador. Desde la época de Enrique I ha sido usado por el monarca reinante y es el palacio que permanece ocupado más tiempo en Europa.

Los fastuosos apartamentos estatales de principios del siglo XIX forman una secuencia inigualable de habitaciones, considerada como la más fina y completa expresión de los gustos georgianos.

Una media de un millón de visitantes al año acuden al castillo de Windsor, que está abierto al público diariamente.

La Capilla de San Jorge

Los muros de la Capilla de San Jorge del siglo XV, según el historiador John Martin Robinson, son uno de los logros supremos del diseño gótico inglés.

La Capilla de San Jorge está considerada una de las capillas más hermosas de Inglaterra, donde están enterrados 10 antiguos monarcas, y con una emblemática Torre Redonda, que en realidad no es redonda, ¡así como varios pasadizos secretos!

Cambios y restauraciones del Castillo

Diseñado originalmente para proteger el dominio normando en las afueras de Londres y supervisar una parte estratégicamente importante del río Támesis, el castillo se construyó con tres pabellones que rodeaban un montículo central sustituido gradualmente por fortificaciones de piedra.

El castillo ha resistido diversos asedios, incluido durante la Guerra Civil Inglesa, cuando fue utilizado como cuartel general militar por las fuerzas parlamentarias y como prisión para Carlos I.

Tras el restablecimiento de la monarquía en 1660, Carlos II reconstruyó gran parte del castillo de Windsor creando un conjunto de extravagantes interiores barrocos que aún se pueden admirar después de un período de abandono durante el siglo XVIII.

La reina Victoria hizo algunos cambios menores en el castillo, que se convirtió en el centro de entretenimiento de la corte durante gran parte de su reinado.

El Castillo fue usado como refugio por la familia real durante la campaña de bombardeo de la Luftwaffe de la Segunda Guerra Mundial y sobrevivió a un incendio en 1992.

Actualmente, además de ser una atracción turística popular, es el lugar que acoge a las visitas de estado y la casa de fin de semana preferida de la reina Isabel.

Entradas Castillo de Windsor ticket y tours

La entrada para visitar el castillo de Windsor tiene un precio aproximado de 25 euros por persona, dependiendo de las opciones elegidas en la visita, que incluye una audioguía disponible en español.

Sin duda una visita imprescindible donde no puedes dejar de ver la bella capilla de San Jorge, donde está enterrado el rey Enrique VIII.