La iglesia colegiata de San Pedro de Westminster o Westminster Abbey, también conocida como la Abadía de Westminster, es una iglesia gótica anglicana que posee el tamaño de una catedral y se ubica al lado del palacio del mismo nombre en Londres.

La tradición marca que esta iglesia es el lugar en el que se llevan a cabo las coronaciones y entierros de los monarcas ingleses y después británicos. La Abadía de Westminster tiene un gran número de sepulcros de aristócratas, de la familia real y de otras personalidades muy reconocidas.

La historia de cómo y cuándo se llevó acabo el mandato de construir la Abadía de Westminster comienza en el año 616, con la fundación de un santuario en el lugar conocido en aquel tiempo con el nombre de Thorney Island esto fue gracias a la leyenda de que un pescador que residía cerca del rio Támesis, tuvo una visión de San Pedro.

También te puede interesar:  Visitar el Museo del Hermitage de San Petersburgo en Rusia

De existir o no este santuario en Thorney Island, seguramente sirvió de guía para lo que después sería el acto de constricción de Eduardo el Confesor, por faltar a su palabra, que lo llevo a que el Papa le aconsejara construir la Abadía, cuyo encargo comenzó entre el año 1045 y 1050, así mismo la Abadía fue consagrada el 28 de diciembre del año 1065. Originalmente la Abadía tenía un estilo románico y fue construida por los monjes benedictinos.

La Abadía de Westminster no recibe fondos públicos, sus ingresos anuales se estiman en unos 9 millones de libras, esto incluyendo el cobro por entrada de más de 1 millón de visitantes al año. La iglesia de San Pedro de Westminster emplea a cerca de 300 personas y además cuenta con más de 250 voluntarios.

También te puede interesar:  Visitar en Londres el tour de Harry Potter en Warner Bros. Studio

A pesar de que durante los inicios 1540 y la primera mitad de 1550 la Abadía poseía el estatus de catedral, fue a partir de la segunda mitad de la década de 1559, cuando se le designo como una de las Royal Peculiars y en 1987 recibió, al igual que el Palacio de Westminster y la iglesia de Santa Margarita, el título de Patrimonio de la Humanidad por parte de la Unesco.

En el interior de la abadía de Westminster se encuentran ciertos puntos que valen la pena ser visitados por cualquier viajero que se adentre a la antes catedral pero no menos imponente iglesia de San Pedro, entre estos lugares están The North Transept, la nave que alberga el monumento a Isaac Newton en el área designada específicamente como «esquina de los científicos»; el coro y el órgano que ha sido ya reconstruido en múltiples ocasiones; el altar mayor, siendo considerado el corazón y punto cumbre de la Abadía de Westminster; la capilla de Lady Chapel, las tallas medievales ubicadas en el pasillo sur, los claustros y, por supuesto, los jardines que deleitaran hasta a los visitantes más exigentes.

También te puede interesar:  Visitar la torre Tokyo Skytree en Japón

La entrada para visitar la Abadía de Westminster tiene precio aproximado de 23€, dependiendo de los servicios extras que se requieran como la audioguía con auriculares imprescindible para entender el conjunto monumental. Una visita esencial en tu viaje a Londres que te descubrirá mil años de historia entre arquitectura gótica y hermosas vidrieras.