Descubre aquí las opciones disponibles y reserva para asegurar tu visita


En las profundidades del subsuelo de Polonia hay algo extraordinario pero aún poco conocido fuera de Europa del Este. Desde fuera, la mina de sal de Wieliczka no parece espectacular. Está muy bien conservada para un lugar que no ha extraído sal desde 1996.

Desde el siglo XIII los mineros han extraído sal de allí y dejaron atrás cosas bastante sorprendentes y únicas cuando la mina se cerró.

 

La mina de sal de Wieliczka en Cracovia

A más de 200 metros bajo tierra la mina guarda un secreto asombroso. La mina de sal de Wieliczka se convirtió en una galería de arte, una catedral y un lago subterráneo.

Wieliczka es una pequeña ciudad situada en la zona de Cracovia en Polonia. Fue fundada en el siglo XII para extraer los ricos depósitos de sal y lo hizo hasta 1996, pero los mineros hicieron mucho más que sólo extraer sal.

La Capilla de Santa Kinga

Los mineros dejaron tras de sí un registro impresionante de su tiempo bajo tierra en forma de estatuas de figuras míticas, históricas y religiosas. Incluso crearon sus propias capillas para rezar. Tal vez su legado más sorprendente es la enorme catedral subterránea que dejaron para la posteridad.

La visita dura unas 3 horas. Después de un descenso de 150 metros por 380 escaleras de madera, el visitante verá algunos sitios asombrosos, incluyendo la Capilla de Santa Kinga, una maravilla asombrosa de contemplar.

Los polacos han sido durante muchos siglos católicos devotos y esto fue más que un simple pasatiempo a largo plazo para aliviar el aburrimiento de estar bajo tierra.

Los mineros esculpían en sus horas libres tras el trabajo. Sorprendentemente, incluso las lámparas de la catedral están hechas de sal y no fueron simplemente talladas en el suelo y luego elevadas, se hicieron directamente en el techo.

El proceso es bastante más meticuloso para la iluminación. Después de la extracción la sal de roca se disolvía y luego se reconstruía limpia de impurezas para lograr un acabado de calidad.

Muchos visitantes pueden pensar que la mina será blanca, ya que tienen una imagen de la sal como condimento en sus comidas. Sin embargo, la sal de roca de forma natural es de diferentes tonos de gris.

El cierre de la mina de Wieliczka

La mina estaba cerrada por dos razones: el bajo precio de la sal en el mercado mundial hacía que fuera demasiado cara y la mina se estaba inundando lentamente.

La mina cerró sus operaciones mineras en 1996 después de 900 años de servicio.

Por razones de seguridad, menos del uno por ciento de la mina está abierta actualmente a los visitantes, pero incluso eso son casi 4 kilómetros de longitud, más que suficiente para cansar al turista después de una o dos horas.

No solo arte sacro

Copérnico y el Papa Juan Pablo II, así como Sara Bernhardt, han visitado la mina.

Las tallas religiosas son, en realidad, lo que atrae a muchos visitantes a esta mina, tanto por su asombrosa calidad de realismo, como por su estética cristiana.

Un ejemplo es Jesús apareciéndose a los apóstoles después de la crucifixión. También muestra al incrédulo Santo Tomás con las heridas en sus muñecas. Otra talla notable es La Última Cena que debes ver en detalle cuando visites la mina de sal de Wieliczka.

Los relieves son quizás una de las obras más iconográficas del arte popular cristiano en el mundo. El trabajo y la paciencia que deben haber tenido para la creación de estas esculturas es extraordinaria.

No todo el trabajo se basa en los relieves. Hay muchas estatuas de tamaño natural que llevaron una cantidad considerable de tiempo, meses, tal vez incluso años, para crearlas.

Sin embargo, no todas las estatuas tienen una imagen religiosa o simbólica adjunta a ellas. Los mineros incluso realizaron un dragón de gran tamaño.

Los mineros se acostumbraron a que su trabajo se exhibiera. Durante el período más activo de la mina en el siglo XIX, personajes ilustres europeos visitaron el sitio y todavía se pueden ver muchos de sus nombres en los antiguos libros de visitas que se exhiben.

Entradas a la mina de sal de Wieliczka ticket y tours

No es una sorpresa saber que la mina fue declarada Patrimonio Mundial de la UNESCO en 1978.

Hoy en día la mina es un lugar para conciertos debido a su acústica única, también cine, incluso bodas y un restaurante. Visitar la mina de sal de Cracovia, Wieliczka, es una experiencia única que te sorprenderá desde el principio.

Un balneario ha estado allí desde el siglo XIX. Se cree que la atmósfera alta en sodio es buena para las enfermedades respiratorias. Además, la atmósfera alta en sodio preserva todo el lugar.

Hay varios tours disponibles para visitar la mina de sal de Wieliczka que puedes consultar a continuación, con traslados opcionales.