La Libertad Iluminando el Mundo o «Liberty Enlightening the World» en inglés, es popularmente conocida como la Estatua de la Libertad, uno de los monumentos más icónicos de Estados Unidos, además de ser el más famoso de Nueva York y a nivel mundial, que no solo como monumento toma su relevancia, ya que es un símbolo de la emancipación y de la libertad con respecto a la opresión, siendo este el primer símbolo de América que tenían los europeos al llegar a América desde el océano Atlántico.

La enorme estatua se encuentra en la denominada «isla de la Libertad» ubicada al sur de Manhattan, cercana a la «isla Ellis». Este histórico monumento fue un regalo de los franceses a los estadounidenses en el año 1886, forma parte de la conmemoración del centenario de la Declaración de independencia de los Estados Unidos y es muestra de la amistad existente entre ambas naciones, Francia y Estados Unidos.

También te puede interesar:  Qué ver al visitar París

La Estatua de la Libertad fue inaugurada en presencia de Grover Cleveland, el entonces presidente de los Estados Unidos, el 26 de octubre de 1886. La estructura interna del monumento fue diseñada por el ingeniero Alexandre Gustave Eiffel y la parte externa de la estatua fue obra del escultor Frédéric Auguste Bartholdi, mientras que el arquitecto Eugène Viollet-le-Duc fue encargado de la elección de materiales utilizados para construir el monumento de La Estatua de la Libertad, entre ellos el más importante era el cobre, siendo los tres colaboradores, tanto el escultor como el ingeniero y el arquitecto, franceses.

También te puede interesar:  Visitar el Machu Picchu en Perú

La idea de que Francia ofreciera un obsequio a Estado Unidos fue del político francés, Eduardo Laboulaye, la principal misión de este regalo era sobre todo, garantizar la alianza entre ambos países.

La estatua fue declarada monumento nacional de los Estados Unidos el 15 de octubre de 1924, mientras que en el año 1984 la Estatua de la Libertad fue designada como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

El monumento de la Estatua de la Libertad representa varias cosas, desde los 7 mares y los continentes, simbolizados en su corona de siete picos, siendo una representación de una mujer, que también podría tratarse del dios romano de la mitología antigua «Helios», o personificando al Sol con su corona de rayos, una forma de ofrecer su luz para cubrir el mundo, fuera de la oscuridad y con la libertad ante todo.

También te puede interesar:  Visitar la Catedral de Santiago de Compostela

Visitar la Estatua de la Libertad en Nueva York tiene un precio aproximado de 30 dólares por persona, que incluye el trayecto en ferry hasta la isla y el acceso al monumento. Hay disponible audioguía en varios idiomas y un tour guiado en vivo que puedes consultar a continuación.