Descubre aquí las opciones disponibles y reserva para asegurar tu visita


La ciudad de Nueva York está situada en el noreste de los Estados Unidos, aproximadamente a medio camino entre Washington D.C. y Boston. La geografía de la ciudad de Nueva York se caracteriza por su posición costera en la confluencia del río Hudson y el Océano Atlántico, en uno de los puertos naturales más grandes del mundo.

La mayor parte de la ciudad de Nueva York está construida sobre las tres islas que forman Long Island, Manhattan y Staten Island.

Vibrante, cosmopolita, en constante evolución, Nueva York combina el esplendor de una gran ciudad con el encanto de una pequeña urbe. En medio de los iconos de la ciudad que nunca duerme, con los altísimos rascacielos y las emocionantes atracciones, es donde uno puede experimentar la cultura alternativa que se filtra a través de los barrios y distritos variopintos que la conforman.

Una ciudad de poder global, Nueva York ha sido descrita como la capital cultural, financiera y mediática del mundo.

Imprescindibles 10 cosas que hacer en Nueva York

Conocida popularmente como la Gran Manzana, con sus lugares icónicos que incluyen el edificio Empire State, Times Square y el extenso Central Park, esta fascinante ciudad tiene una energía cautivadora.

10· Puente de Brooklyn

Cuando se construyó el Puente de Brooklyn en 1883, que se extendía más de 1,5 kilómetros a través del EastRiver, conectando el bajo Manhattan con Brooklyn Heights, era el puente colgante de acero más largo del mundo y en aquel momento era también el primer cruce permanente del EastRiver.

Como uno de los puentes más famosos del mundo, el Puente de Brooklyn no sólo es estéticamente agradable, sino que también es un gran paseo. La sensación de dramatismo de la estructura proviene de sus dos torres neogóticas, compuestas de piedra caliza y granito, que se elevan hasta 84 metros y anclan el intrincado sistema de cables.

El Puente de Brooklyn se cruza mejor como peatón por la pasarela elevada sobre la carretera y a través del mismo centro de las torres, para obtener unas vistas preciosas de la silueta de Nueva York y de los cables cruzando por encima.

 

9· Museo Solomon R. Guggenheim

Concebido en 1943 por el maestro arquitecto Frank Lloyd Wright, el Museo Solomon R. Guggenheim abrió sus puertas al público en 1959, cambiando el mundo del arte moderno. Su diseño sigue siendo tan vanguardista como en los años 50, con su elegante rampa en espiral que llega suavemente al espectacular techo de cristal abovedado.

El emblemático edificio alberga la colección de arte moderno de Solomon R. Guggenheim, que incluye pinturas de Kandinsky, además de obras de Picasso, Klee, Miró y otros.

Contrastando completamente con la estricta cuadrícula de la ciudad de Manhattan, las curvas orgánicas del museo Guggenheim de Nueva York son un famoso punto de referencia tanto para amantes de la arquitectura como visitantes y residentes.

Con visitas guiadas, audioguías descargables y aplicaciones móviles interactivas de realidad aumentada, es una experiencia contemporánea imprescindible para los amantes del arte. Puedes reservar aquí la entrada al museo Guggenheim de New York para evitar las colas.

8· Observatorio One World

Después de casi una década de construcción entre 2006 y 2015, uno de los edificios más altos del hemisferio occidental ocupó su lugar en la esquina noroeste del World Trade Center. Diseñado por el arquitecto David Childs, el One World Trade Centre es un espectacular monolito de vidrio y acero, que alcanza los 541 metros.

Dentro de este asombroso edificio, los visitantes son recibidos con una ingeniosa exhibición que detalla el desarrollo de la torre, antes de ser llevados al ascensor con una pantalla virtual envolvente, donde se ofrece la historia de Nueva York durante el lapso de tiempo que se tarda el llegar arriba.

Por supuesto, el verdadero punto culminante está esperando en la cima con el One World Observatory, el observatorio de tres pisos que es absolutamente impresionante, ofreciendo vistas panorámicas sin precedentes de esta gran ciudad. Disfruta de escenas impresionantes de la ciudad de Nueva York con vistas que se extienden más allá de los 75 km.

A continuación, no te pierdas el Sky Walk, una experiencia envolvente de transmisión de vídeo en tiempo real a las paredes y el suelo, lo que permite obtener a vista pájaro toda la ciudad que se encuentra debajo, incluyendo la Bahía de Nueva York y la Estatua de la Libertad, así como el Puente de Brooklyn y el grupo de rascacielos del centro de la ciudad.

 

7· Acuario de Nueva York

El Acuario de Nueva York es el acuario más antiguo en funcionamiento de los Estados Unidos, abrió sus puertas en Castle Garden en Battery Park, Manhattan, en 1896. Se trasladó a su ubicación actual en 1957, en el paseo marítimo de Coney Island, Brooklyn.

El acuario de New York ofrece una mirada íntima al mundo submarino con una variedad de exhibiciones acuáticas protagonizadas por pingüinos, leones marinos, tiburones y más. Desde los espectáculos de leones marinos hasta las exhibiciones de conservación de Glover’s Reef, son razones más que suficientes para mantener a los biólogos marinos más incipientes inmersos durante horas.

Los visitantes pueden observar, a vista de submarinista, la colorida vida marina que habita en los arrecifes, incluyendo anguilas, rayas y peces payaso, además se podrán envolver en la experiencia inmersiva en 4-D, que combina la película en 3-D con la tecnología sensorial.

Esta atracción es ideal para pasar un gran día en familia y disfrutar aprendiendo sobre la fauna marina local y su conservación, comprometida con la preservación de lugares seguros para que las personas y la vida silvestre compartan las aguas que rodean esta ciudad de islas.

6· Central Park

Central Park es un parque urbano en Manhattan que está situado entre el Upper West Side y el Upper East Side, aproximadamente delimitado por la Quinta Avenida en el este. Cuando Central Park abrió sus puertas por primera vez en el invierno de 1859, fue uno de los primeros parques ajardinados artificialmente de los Estados Unidos.

Se inauguró oficialmente en 1876, y sigue siendo uno de los mayores logros en materia de paisajismo artificial que atrae hoy en día a millones de visitantes de todo el mundo cada año. El terreno y la vegetación del parque son muy variados y van desde zonas planas de hierba, pendientes suaves y cañadas sombreadas, hasta barrancos escarpados y rocosos.

Sus 340 hectáreas de espacio verde cuentan con senderos para correr, un teatro al aire libre, un lago para barcas, estanques, un zoológico, varias fuentes, estatuas, jardines, una pista de patinaje y muchas zonas de juego para niños. Central Park es un gran lugar para hacer picnics, escuchar música y relajarse, definitivamente una atracción de primera en Nueva York con muchos lugares qué visitar.

 

5· Memorial y Museo del 9/11

El espacio de exposición del museo, de más de 10.000 metros cuadrados, está situado en el corazón del lugar del World Trade Center. Cuenta la historia del 11-S a través de exposiciones multimedia, archivos, narraciones y una colección de artefactos monumentales y auténticos.

Se conmemora la vida de cada una de las víctimas de los atentados de 2001 y 1993, ya que los visitantes tienen la oportunidad de conocer la vida de los hombres, mujeres y niños que murieron. Reflejando la ausencia, el diseño del monumento tiene dos piscinas excavadas en las huellas de las torres gemelas, que simbolizan la pérdida de vidas inocentes el 11 de septiembre de 2001.

La exposición histórica de tres partes en el museo detalla ampliamente el antes, durante y después del 11 de septiembre. El Museo tiene una colección de más de 10.000 artefactos de la Zona Cero, incluyendo una sección de la antena del techo de la Torre Norte, y los restos de un camión de bomberos.

Los monumentales artefactos del Museo proporcionan un vínculo con los acontecimientos del 11-S, a la vez que presentan historias íntimas de pérdida, compasión, reconocimiento y recuperación que son fundamentales para contar la historia de los ataques y las secuelas.

Sombrío pero necesario, el Museo y Memorial Nacional del 11-S se encuentra en el mismo lugar del World Trade Center y es prácticamente de visita obligada para cualquiera que venga a NY.

 

4· Zoológico del Bronx

El zoológico del Bronx está ubicado dentro del Bronx Park en el propio Bronx, un distrito de la ciudad de Nueva York. Es uno de los mayores zoológicos de los Estados Unidos por su superficie, que comprende más de 100 hectáreas de parques y hábitats naturalistas separados por el río Bronx.

El zoológico está repleto de vida silvestre, incluyendo caimanes, babuinos y camellos, y más de 6000 animales. Lo más destacado del zoo incluye a los leones y cebras de las llanuras africanas, las águilas y búhos de la exhibición de aves de presa, y el bosque de gorilas del Congo.

El Zoológico Infantil es un gran lugar para que los niños se acerquen con seguridad a algunas criaturas desconocidas, como osos hormigueros y perezosos, así como a la zona favorita del zoológico de mascotas, la mini cabra.

El Zoológico del Bronx es uno de los zoológicos más antiguos del país, de mentalidad conservacionista a lo largo de la historia, que a principios del siglo XX propuso que las grandes llanuras americanas se repoblaron con bisontes criados en el Bronx.

El zoológico del Bronx es perfecto para que toda la familia disfrute, especialmente cuando llega la hora de comer de los animales, incluyendo los leones marinos y los simpáticos pingüinos ¡muy divertidos de ver!

3· Empire State Building

El Empire State Building es un rascacielos Art Deco de 102 pisos en el centro de Manhattan que se terminó en 1931. El edificio tiene una altura de 381 metros hasta la azotea, pero si incluimos su antena supera los 443 metros. Mirar hacia arriba a los rascacielos de Nueva York es toda una experiencia que abruma, pero no es nada comparado con mirar hacia abajo, a los pies de la ciudad desde el área de observación de su rascacielos más famoso.

Con exposiciones continuas y dos plataformas de observación en los pisos 86 y 102, el Empire State Building es la mejor manera de sentir y contemplar la ciudad. Como uno de los verdaderos iconos de América, fue designado como Monumento Histórico Nacional en 1986 y ofrece vistas panorámicas sin obstáculos de la ciudad de Nueva York, desde las 8h. hasta las 2h. diariamente.

 

2· Times Square

Times Square, la plaza más animada de Nueva York, es conocida por sus numerosos teatros, cines y carteles de Broadway. Es uno de esos lugares que hacen de Nueva York la ciudad que nunca duerme. Las luces de neón y las vallas publicitarias de vídeo de Times Square son uno de los hitos más conocidos de la ciudad de Nueva York.

Mucha gente viene a Times Square por el ambiente y la cargante originalidad de los carteles publicitarios, pero también hay muchos restaurantes y tiendas, más de 100 en la zona.

El edificio más famoso de la plaza es el emblemático Paramount Building, que fue el hogar del Teatro Paramount donde estrellas como Fred Astaire, Bing Crosby y Frank Sinatra actuaron en su mayor apogeo.

Esta intersección triangular entre Broadway, la calle 42 y la Séptima Avenida es el hogar de los famosos teatros de la Gran Manzana, una experiencia esencial de Manhattan.

Además de su papel como centro neurálgico del mundo del teatro, Times Square alberga otras numerosas atracciones, muchas de ellas perfectas para descubrir con amigos o familia.

1· Estatua de la Libertad

La Estatua de la Libertad de Nueva York fue un regalo de Francia a los Estados Unidos y es uno de los símbolos más universales de la democracia. La Estatua de la Libertad, de 93 metros, representa a la diosa romana Libertas, caminando liberada de los grilletes, sosteniendo en alto una antorcha en su mano derecha y llevando en su mano izquierda una tablilla con la fecha de la Declaración de la Independencia.

A partir de 1886, los inmigrantes que hicieran el viaje a Nueva York para iniciar una nueva vida, serían recibidos por este inspirador símbolo de libertad.

La exposición de la Estatua de la Libertad, que se inauguró en julio de 1986, se encuentra en el segundo piso del pedestal de la estatua. Traza la historia y el simbolismo de la Estatua de la Libertad a través de objetos de museo, fotografías, impresiones, vídeos e historias orales.

Además de los artefactos históricos y el texto descriptivo, también se exhiben réplicas a escala real de la cara y el pie de la estatua.

Las colas para el ferry y el Museo de la Estatua de la Libertad en la Isla de la Libertad pueden ser largas, por lo que vale la pena reservar un billete anticipadamente. Acceder a la cima de la corona está muy concurrido, así que es aconsejable reservar con antelación para esta increíble experiencia en Nueva York.

Esperamos que disfrutes de tu viaje a Nueva York, donde siempre encontrarás cosas que hacer y visitar.