Los vieneses la llaman cariñosamente «Steffl» y, si los muros de la catedral de San Esteban de Viena en Austria pudieran hablar, tendría muchas historias apasionantes que contar, como las que aquí te relatamos.

La catedral de San Esteban en Viena

Ha jugado un gran papel en la cultura vienesa a lo largo de los siglos, siendo testigo de importantes eventos como la boda de Mozart y el funeral de Vivaldi.

Joseph Haydn cantó en la catedral de San Esteban como niño del coro, pero también hubo tiempos oscuros, como la peste y las guerras.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la catedral sufrió graves daños. Por suerte, pudo ser reconstruida, y como bastión de la calma sigue siendo el lugar más querido de Austria.

Catedral de Viena San Esteban mártir

La Catedral de San Esteban es la Iglesia Madre de la Arquidiócesis Católica Romana de Viena.

La catedral románica y gótica del siglo XIV ha sido nombrada en honor a San Esteban, quien es tradicionalmente venerado como el primer mártir del cristianismo. El altar mayor representa la lapidación del patrón de la iglesia.

Llegar a la Catedral de San Esteban es fácil. Sólo hay que tomar el metro hasta Stephansplatz.

Obviamente hay muchas catedrales en toda Europa, y de hecho en todo el mundo, pero pocas son tan inspiradoras o tan dignas de ser contempladas como esta, con sus bellas paredes góticas llenas de secretos.

Las torres de la catedral de San Esteban

La Torre Norte alberga la campana más grande de San Esteban: la llamada Pummerin. Sólo suena en unas pocas ocasiones especiales, incluyendo la llegada del año nuevo.

No olvides subir los 343 escalones que llevan a la Torre Sur. Es el punto más alto de la Catedral de San Esteban, y una vista fenomenal  de la ciudad está garantizada.

Tengo un consejo para ti durante tu visita. Puedes dar un paseo nocturno por la enorme azotea de la catedral. Luego camina por su parte exterior a través del sistema de drenaje y mira de cerca las famosas tejas de colores. ¡Precioso!

Entradas a la catedral de San Esteban ticket y tours

La catedral en sí se extiende mucho más allá de la nave principal. Hay muchas habitaciones y compartimentos, hay interminables altares laterales, hay ataúdes y catacumbas y hay un fantástico tesoro.

El punto culminante, sin embargo, está enterrado en lo profundo de la iglesia y fue descubierto en 2018 a través de una excavación: la Capilla de Virgilio.

Visitar la catedral de San Esteban es posible adquiriendo el ticket de acceso, que se complementa con distintas opciones como subir a las torres. A continuación tienes los detalles para que disfrutes al máximo de este hermoso lugar.