En tu viaje a Londres no puedes perderte la oportunidad de conocer el Palacio de Kensington, un famoso complejo donde residieron la reina Victoria, Lady Di, Guillermo III y María II, entre otros personajes históricos.

El edificio, situado en la zona de Kensington Gardens, al otro extremo de Hyde Park, ha sido el hogar de la monarquía británica desde hace más de 300 años.

Durante tu visita podrás recorrer las antiguas habitaciones privadas de la realeza y conocer la exuberancia y el lujo en la que vivieron. Allí se conservan obras de arte, cartas, joyas, vestidos, tapices y otros objetos de distintas épocas, que permiten desvelar parte de sus secretos.

En el Palacio de Kensington nació y creció la reina Victoria (1819-1901), una de las monarcas más relevantes de toda la historia británica. Como parte de las conmemoraciones del bicentenario de su nacimiento, en el lugar se inauguraron dos nuevas exposiciones: “Victoria: mujer y corona” y “Victoria: una infancia real”, cuyo acceso está incluido en la entrada que puedes reservar online en la parte inferior de esta página.

También te puede interesar:  Qué ver al visitar Londres

Por otro lado, este complejo también fue residencia de la Princesa Diana de Gales (Lady Di), quien se mudó junto a sus hijos Guillermo y Enrique tras romper con el príncipe Carlos. Allí podrás recorrer un apartado especial dedicado a ella, donde se conservan vestidos y joyas que lució en momentos importantes de su vida.

Además, durante tu visita al Palacio de Kensington podrás admirar los trabajos más impresionantes del arquitecto y pintor William Kent, como la Sala de la Cúpula y la Gran Escalera del Rey; trajes de la corte del siglo XVII y obras de arte de la Colección Real.

También te puede interesar:  Visitar la Mezquita Catedral de Córdoba

Por otro lado, también son imperdibles sus bellos jardines, que brindan un pequeño oasis de tranquilidad en medio del ajetreo de la ciudad. En uno de sus rincones se encuentra la fuente Diana Spencer, mientras que en el restaurante Orangery podrás sentarte a tomar un té al mejor estilo inglés.

Sobre el Palacio de Kensington existen muchas leyendas que giran en torno a la mala suerte que envuelve a sus residentes. El edificio fue construido en el año 1690 por el rey Guillermo III y su esposa María II y, al poco tiempo de mudarse, la reina contrajo viruela y falleció.

Más tarde, el trono le fue otorgado a su hermana Anne, quien tuvo 17 embarazos fallidos que la hicieron caer en una profunda depresión.

Por su parte, la reina Victoria perdió allí a su padre cuando tenía pocos años y fue criada por una madre sobreprotectora y rígida. Al poco tiempo de casarse, decidió mudarse y residió el resto de su vida en el Palacio de Buckingham, que nombró como nueva residencia real.

También te puede interesar:  Visitar la Ópera de Sídney en Australia

Otra que tuvo un paso triste por el Palacio de Kensington fue la princesa Margarita. Ella se enamoró de un hombre plebeyo y divorciado, y su hermana, la reina Isabel II, se opuso a su casamiento, lo que la mantuvo sumida en la más absoluta nostalgia.

Si estás planeando viajar a Londres y otros lugares de Inglaterra, no puedes dejar de visitar este bello palacio cargado de historia. En la actualidad viven allí el Príncipe William y Kate Middleton, los duques de Cambridge, junto a sus hijos; además de los duques de Gloucester y de Kent, entre otros miembros de la realeza.