Descubre aquí las opciones disponibles y reserva para asegurar tu visita


Dicen que si las paredes pudieran hablar, cada edificio tendría una historia que contar, pero pocos contarían tantas historias fascinantes en tantas voces diferentes como la de Santa Sofía en Estambul.

Situada en la encrucijada de continentes y culturas, ha vivido (y sufrido) grandes cambios, desde el nombre de la ciudad donde se encuentra, hasta su propia estructura y propósito.

 

Visitar Hagia Sophia en Estambul

Hoy en día, los elementos de cada época están listos para contar sus historias a cualquier visitante que las escuche. Incluso antes de llegar a Santa Sofía, las antiguas fortificaciones insinúan la importancia estratégica de la ciudad circundante, fundada como Bizancio por colonos griegos en el 657 a.C.

Más tarde rebautizada con éxito como Augusta Antonina, Nueva Roma y Constantinopla al ser conquistada, reconquistada, destruida y reconstruida por varios gobernantes griegos, persas y romanos durante los siglos siguientes.

Dentro de las paredes de Santa Sofía, la primera Megale Ekklesia, o gran iglesia, fue construida en el siglo IV. Aunque pronto se quemó hasta los cimientos en los disturbios, estableció la ubicación de la principal estructura religiosa de la región en los siglos venideros.

Restos de otras épocas en Santa Sofía

Cerca de la entrada, las piedras de mármol con relieves son los últimos recordatorios de la segunda iglesia. Construida en el 415, fue destruida durante los disturbios de Nika en 532, cuando multitudes enfurecidas casi derrocaron al emperador, Justiniano I.

Apenas logrando retener el poder, decidió reconstruir la iglesia a una escala mayor y, cinco años más tarde, el edificio que ahora puedes ver antes de ser completado.

Al entrar, las piedras de los cimientos y los muros murmuran historias de sus patrias de Egipto y Siria, mientras que las columnas traídas del Templo de Artemisa recuerdan un pasado más antiguo.

Inscripciones rúnicas talladas por los vikingos de la guardia de élite del emperador llevan la tradición de las lejanas tierras del norte.

La cúpula de Santa Sofía

Posiblemente lo que más llama la atención en Hagia Sophia sea la gran cúpula, que representa los cielos. Con más de 50 metros de altura y más de 30 metros de diámetro y rodeada de ventanas en su base, la cúpula dorada aparece suspendida del cielo, reflejando la luz en su interior.

Debajo de su grandioso simbolismo, las robustas columnas corintias de refuerzo, traídas desde el Líbano después de que la cúpula original fuera parcialmente destruida por un terremoto en el año 558, recuerdan silenciosamente su fragilidad y las habilidades de ingeniería que requiere tal maravilla.

Las historias de los mosaicos

Si una imagen vale más que mil palabras, los mosaicos que narran los próximos siglos son los que más tienen que decir, no sólo sobre sus temas bíblicos, sino también sobre los emperadores bizantinos que los encargaron, a menudo representados junto con Cristo.

Bajo sus voces fuertes y claras, se escuchan los inquietantes ecos de los mosaicos e iconos dañados y desaparecidos, profanados y saqueados durante la ocupación en la Cuarta Cruzada. En el suelo, la inscripción de la tumba de Enrico Dandolo, el gobernante veneciano que comandó la campaña, es un duro recordatorio de los 57 años que Santa Sofía pasó como iglesia católica romana antes de volver a sus raíces ortodoxas en la Reconquista Bizantina.

Santa Sofía no permanecería como iglesia por mucho tiempo.

Debilitada por las Cruzadas, Constantinopla cayó ante los otomanos en 1453 y sería conocida como Estambul a partir de entonces.

Después de permitir a sus soldados tres días de pillaje, el Sultán Mehmed II entró en el edificio. Aunque muy dañado, su grandeza no se perdió para el joven sultán que inmediatamente lo dedicó a Alá, proclamando que sería la nueva mezquita imperial.

Los cuatro minaretes construidos en el siglo siguiente son el signo más obvio de esta época, sirviendo como soportes arquitectónicos además de su propósito religioso.

Pero hay muchos otros, como los ornamentados candelabros que relatan la conquista de Hungría por Solimán, mientras que los gigantescos discos de caligrafía colgados del techo recuerdan a los visitantes los cuatro primeros califas que siguieron a Mahoma.

Hagia Sophia Museo Santa Sofía

En 1935, Kemal Ataturk, el primer presidente modernizador de Turquía tras el colapso del Imperio Otomano, decidió convertir Santa Sofía en un museo

Fue esta secularización la que permitió retirar las alfombras que escondían las decoraciones de mármol del suelo y el yeso que cubría los mosaicos cristianos. Los trabajos de restauración permitieron que la multiplicidad de voces en la larga historia de Santa Sofía se escuchen de nuevo después de siglos de silencio.

Pero el conflicto permanece. Mosaicos ocultos gritan desde debajo de la caligrafía islámica, valiosas piezas de la historia que no pueden ser descubiertas sin destruir otras.

Mientras tanto, las comunidades musulmana y cristiana no han cesado en su empeño para que el edificio vuelva a sus antiguos propósitos religiosos. De momento, en julio de 2020, Santa Sofía dejo de ser museo para volver a ser mezquita.

La historia de la sabiduría divina puede estar lejos de terminar, pero sólo se puede esperar que las muchas voces que residen allí puedan contar su parte en los años venideros.

Visitar la Gran Mezquita de Santa Sofía en Estambul

El actual nombre de Hagia Sophia es La Gran Mezquita de Santa Sofía.

Al ser de nuevo mezquita, su visita requiere cumplir las normas de acceso a estos templos religiosos, como cubrirse la cabeza en el caso de las mujeres, cubrir piernas y hombros y quitarse los zapatos, para ello se ha instalado un soporte a la entrada.

El suelo de mármol se ha cubierto con una alfombra verde y algunas de las restauraciones llevadas a cabo en los últimos años se han tapado con cortinaje, al igual que las imágenes religiosas del cristianismo, especialmente las que representan figuras humanas, ahora ocultas tras cortinas.

Entradas a Santa Sofía ticket y tours

La historia viva y en constante cambio de este monumento, siempre merece una visita, ya sea por libre o en tour guiado.

Es posible visitar Santa Sofía fuera de los horarios de culto. A continuación tienes varias opciones disponibles.