Ven a descubrir la increíble Catedral de sal de Zipaquirá, situada a 48 kilómetros al norte de Bogotá en Colombia.

Se trata de una sorprende construcción subterránea que se encuentra a 180 metros bajo tierra, en el interior de una mina incrustada en el cerro del Zipa, a 2.652 metros sobre el nivel del mar.

Este lugar es considerado como uno de los logros arquitectónicos y artísticos más notables de Colombia.

El tour comienza con la recogida en el hotel en Bogotá, desde donde se viaja al Parque de la sal de Zipaquirá que alberga la catedral. La misma está construida en las profundidades de la mayor reserva de roca de sal del mundo y es un espacio místico donde se combinan la cultura muisca, el medio ambiente y el patrimonio religioso.

También te puede interesar:  Visitar la Plaza Roja de Moscú en Rusia

Su historia comenzó en 1930, cuando los mineros levantaron una capilla improvisada en uno de los túneles para poder orar. El lugar se cerró en 1992, porque se consideraba poco seguro, y se presentó un nuevo proyecto que abrió sus puertas en 1995.

Para la construcción de la iglesia se extrajeron 250.000 toneladas de roca sal. Al entrar en ella se pueden oler los minerales de sus muros y todo se envuelve en tinieblas.

En el nivel superior hay un largo túnel que simboliza el vía crucis, a través de 14 catorce estaciones que representan las diferentes etapas vividas por Jesús hasta su muerte.

En la parte inferior se encuentra la catedral propiamente dicha, que cuenta con tres naves: la del nacimiento y bautismo, la de la vida y la muerte y la de la resurrección.

También te puede interesar:  Qué ver al visitar Granada

En cada una de ellas es posible admirar grandes esculturas talladas por mineros y escultores, entre las que se destaca “La Piedad”, cuyo rostro tiene fuertes rasgos indígenas; el “Ángel Guardián”, realizado en 1950 por el escultor italiano Ludovico Consorte, y una enorme cruz del Nártex.

Durante la recorrida te quedarás fascinado por los increíbles efectos de iluminación y descubrirás, gracias a tu guía, el sistema de símbolos que se esconde detrás de estas maravillosas obras de arte.

Además, en el lugar aprenderás cómo se ha procesado la sal desde los tiempos prehispánicos.

Tras dejar la mina, el viaje continuará con una visita al pueblo colonial de Zipaquirá. Allí podrás dar un paseo por la plaza principal y admirar los edificios históricos que son monumentos nacionales en toda Colombia.

También te puede interesar:  Visitar el Palacio Ducal de Venecia en Italia

También disfrutarás de tiempo libre para probar los deliciosos productos horneados de la región y podrás recorrer el mercado de artesanía local, antes de emprender la vuelta a Bogotá.

El tour tiene una duración total de aproximadamente 5 horas e incluye todos los traslados, la entrada a la Catedral de Sal de Zipaquirá y el acompañamiento de un guía disponible en idioma: alemán, español, francés, inglés o portugués.

Si lo deseas, también puedes combinar el viaje con una visita al lago Guatavita o con un tour por la ciudad de Bogotá.