Descubre aquí las opciones disponibles y reserva para asegurar tu visita


Qué ver en Valencia

Bon día, bona vesprada o bona nit. No, no nos hemos equivocado de idioma en este artículo, pero que mejor que saludarte en valenciano para visitar una de las ciudades más importantes de España.

Valencia, la ciudad de las fallas y también de las artes y las ciencias, es hoy un símbolo de innovación como pocos en España, pero sus nuevos edificios y modernas equipaciones no tienen nada que envidiar a su casco antiguo, así que, si quieres sumergirte en una ciudad llena de contrastes, te invitamos aquí a conocerla de primera mano.

 

Visitar Valencia y sus monumentos

Para empezar, nada mejor que conocer algunos de los monumentos más importantes de la ciudad de levante, a orillas del mediterráneo. La catedral de Valencia, construida sobre las bases de un antiguo templo romano, guarda en su interior un gran número de piezas de valor que merece la pena admirar.

El Santo Cáliz, denominado por las tradiciones aragonesas y valencianas como Grial, data del siglo I y está hecho con piedra ágata cornalina. Reluce como pocas reliquias dentro de la catedral.

También merecen una mención los frescos que lucen en el Altar Mayor de la catedral, de la época renacentista y bien conservados hasta la actualidad.

A las afueras de la catedral, contemplar el conjunto de edificios que rodean a la Plaza de la Virgen es otra de las delicias valencianas. En el centro de la plaza, encontraremos la Fuente del Turia, el río que corta la ciudad levantina.

Muy cerca de la catedral, visitaremos otro de los puntos históricos de la ciudad. La Lonja de la Seda es uno de los monumentos más destacados, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1996. Su estilo gótico civil ofrece en su interior un espacio de 1990 metros cuadrados, donde podremos conocer los detalles del Siglo de Oro Valenciano (Siglo XV).

Estos edificios se encuentran en el Barrio del Carmen, zona denominada casco histórico de la ciudad del Turia. En él también podemos encontrar edificios tan importantes como el convento del Carmen Calzado, al que debe su nombre. Las Torres de Serrano y las Torres de Quart son algunos de los restos medievales que nos ofrecen hoy en día Valencia.

Arte y ciencia en un mismo lugar

Tras visitar algunos de los lugares más antiguos y emblemáticos de Valencia, nos adentramos ahora en la parte nueva de la ciudad, aquella que ofrece una nueva visión más moderna y cosmopolita.

El Oceanogràfic de Valencia alberga en su interior más de 45.000 ejemplares de animales marinos, por lo que se sitúa como el acuario más grande de Europa.

Con más de 500 especies, encontramos en él animales del Antártico, el Ártico, el Mar Rojo y muchas otras masas de agua. Incluimos aquí, como no, al mar Mediterráneo. Para los más pequeños, es una visita obligada el delfinario, donde podrás admirar espectáculos de delfines.

A dos pasos del Oceanogràfic nos sorprenderán los edificios más extravagantes de la ciudad levantina. Diseñados por el controvertido arquitecto Santiago Calatrava y por Félix Candela, las construcciones fueron denominadas El Hemisférico y el Ágora.

Aunque estas estructuras ya merecen una visita para ser admiradas por fuera, en su interior es dónde encontramos la mayor actividad cultural de toda Valencia: conciertos, museos, exposiciones, cine 3d.

Todo esto amplía la oferta artística de Valencia, necesitando varios días para poder disfrutarla en su totalidad.

Cerca de Valencia

En los alrededores de Valencia también existen tradiciones y lugares naturales que merecen una visita por parte del viajero.

El Parque Natural de la Albufera, situado a unos 10 kilómetros de Valencia, es una laguna de agua salada que alberga un ecosistema único. Miles de aves migratorias pasan por este lugar, entre otras, el samarugo o el fartet, ambos en peligro de extinción.

¿Te suena la Tomatina? Seguro que sí. Esta fiesta celebrada cada último miércoles de agosto consiste en una batalla en la que los vecinos de la localidad se lanzan tomates en varias calles y plazas del pueblo. Un evento multitudinario que cada año atrae a más gente, y que está tan solo a 40 minutos en coche de Valencia.

Mucho más que Fallas

Si te animas a visitar Valencia a mediados de marzo, reserva con tiempo, es época de las famosas Falles y la ciudad se llena de turistas y mucho ruido con la potencia pirotécnica de la mascletà.

Como ves, Valencia es un conjunto de historia, cultura, gastronomía y nuevas formas de ocio que merece la pena descubrir en varios días de visita a la ciudad, sin olvidarte probar la auténtica paella.

Otros lugares como el Mercado Central, la Marina de Valencia y sitios emblemáticos quedan pendientes para una próxima ocasión.

¡Aventúrate a visitarlos en alguno de los tours por Valencia!